Bitácora Suramericana

notas de un viaje por Suramérica

Ecuador, 24 de marzo. Diferencias en la idiosincrasia de la Sierra y la Costa ecuatoriana.

Cuenca.

Llegamos a Cuenca la noche anterior. Al encontrar un hostal decidí acostarme a dormir. Me sentía enfermo.

Amanecí mucho mejor. Salí a caminar, visité el mercado 9 de octubre: un mercado en donde agricultores, en su mayoría indígenas, venden de todo: verduras, frutas locales, carnes, embutidos, cacao… Muy lindo la verdad, y bastante grande. También hay un comedor donde uno puede comer buena comida por un precio bastante económico.

A pesar de ser grande el mercado, y siempre estar lleno de gente, se mantiene muy limpio. No hay olores molestos, ni vi moscas.

Di una vuelta por el malecón a lo largo del río. Ahí encontré unas ruinas indígenas, pero no estaban muy bien reservadas. Alrededor, y hasta  encima de las ruinas, uno encuentra construcciones nuevas. Leí que antes había un camino importante de los Incas.

La ciudad es bastante bonita, tiene un estilo colonial y está bien cuidada. Pero se nota que ha ido creciendo rápido, y se observan problemas de tráfico y ruido.

Después de conocer varias personas locales en Baños y Cuenca, y otras de la costa ecuatoriana, puedo decir que acá arriba la gente es más introvertida, y toma tiempo hacer amistades. Lo que en las poblaciones de la costa hacer amistades con gente desconocida es más rápido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el junio 16, 2013 por en Ecuador.
A %d blogueros les gusta esto: